[Agosto 23, 2003]

Razonando sobre El Día del Trabajo

Por: Wayne Dunn

Traducción: Beatriz Dunn

El Día del Trabajo honra al hombre y a la mujer trabajadores.Y mientras es propio admirar el trabajo duro, en la vida actual se requiere menos agotamiento físico que nunca, gracias, no al poder de los músculos, sino al poder de la mente.

La idea del Día del Trabajo vino a finales de los años 1800's y su premisa fue francamente, una falacia Marxista que entonces ganó terreno: desde que el progreso es poseído por el esfuerzo del hombre común, el cual los capitalistas solamente han explotado, los trabajadores merecen nuestro homenaje.

Pero a esto salta una pregunta: si el progreso proviene del esfuerzo físico, entonces por qué el trabajo del hombre de las cavernas no condujo a la creación de hornos de hierro y presas de imprenta? Por qué no había aviones y teléfonos celulares, en digamos el año 900 después de Cristo? Cuando hombres y mujeres, e incluso niños trabajaron duro desde el amanecer hasta el anochecer?

Claramente, el trabajo manual es igualmente responsable por la civilización industrial que los bíceps son para los bulbos eléctricos. Cada nuevo descubrimiento que empujó -o lanzó- a la humanidad hacia adelante es el resultado del pensamiento de algunos induviduos.

Incluso, un concepto básico como sembrar cultivos, por ejemplo, se habría primero originado con un pensamiento en la mente de alguien, la historia no sabe quién. Pero alguien tuvo que haberse alimentado recolectando granos y bayas y encontró la manera de plantar las semillas que él quería sembrar para comer.

Actualmente, para nosotros, la agricultura es algo dado. Pero para los contemporáneos de quienes la originaron, tuvo que haber parecido radical. No hay duda de que tuvo que haber oposición; no hay duda de que le dijeron que su plan enojaría los dioses o perturbaría la sociedad, para quienes debería sacrificar sus pensamientos personales y metas. Quizás fue sentenciado a muerte antes de que su idea finalmente echara raíces. Ayn Rand escribió en "El Manantial" que el primer hombre que descubrió cómo hacer fuego "fue probablemente quemado en la hoguera al haberles enseñado como prenderla".

Es triste, pero esto es históricamente como la gente común ha ofrecido de manera frecuente nuevas ideas--- con recelo, miedo, hasta hostilidad. Por ejemplo, en el S. XIX, los grupos opositores a la automatización, "Luditas", destrozaron las máquinas, quemaron los molinos y asesinaron a los propietarios. Aún cuando las fábricas conducían a abaratar, a hacer los bienes más abundantes y a crear más empleos de los que éstas estaban eliminando.

Por lo tanto, los hombres comunes son los mas grandes beneficiarios del pensamiento de los hombres no comunes. Incluso quienes son sencillos o con alguna discapacidad, bajo el capitalismo, se benefician de los logros de los genios como Thomas Edison, Henry Ford y Bill Gates.

Considere por ejemplo, que un carpintero es más productivo y de este modo obtiene una mejor vida por el invento de las herramientas eléctricas. Piense que un granjero con una pierna lisiada y un corazón débil puede trabajar cientos de acres mientras está sentado en la cabina de su tractor, con aire acondicionado, tomando limonada y escuchando la radio.

Lejos de ser "explotada" la persona pobre promedio en una sociedad capitalista, posee un automóvil, TV, teléfono, luz eléctrica, instalación de agua, música con solo apretar un botón… un estándar de vida mejor del que tenían los monarcas antiguos. Éstas son maravillas, no del trabajo del humano, sino de la mente de él mismo.

Tal vez este fin de semana del Día del Trabajo podríamos tomar un momento para razonar quién y qué deberíamos realmente estar celebrando.

Página principal

© DERECHOS RESERVADOS 2003 by Wayne Dunn